Jul 21, 2016

Yo tengo la razón

Tener la razón parece ser para muchos motivo de orgullo y regocijo, razón suficiente para disolver relaciones y un masajeador de ego inigualable. Acompañado con cara de satisfacción, se puede escuchar muchas veces de quienes tienen la razón frases tan molestas como “Te lo dije” o “Yo sabía” o para los más bulliciosos risas burlonas.

Pero ¿qué hace que sea tan importante tener la razón? Que socialmente estamos condicionados para evaluar las cosas como buenas o malas, entonces si no tengo la razón automáticamente estoy equivocado lo que significa para algunos vergüenza y fracaso.

Muchas personas se aferran desmedidamente a su punto de vista sin considerar otros, pensando que siempre tienen la razón. A ver, al día de hoy somos más de 7.400.000.000 de personas, es estadísticamente imposible que no haya un punto de vista diferente al tuyo y que sea válido también, tenemos que empezar a abrir la mente a nuevas posibilidades cada día un poco más.

Cuando no consideras el punto de vista de la otra persona te estás perdiendo de ampliar tu criterio, no siempre tiene que ser mi punto de vista o tu punto de vista muchas veces negociando puede ser mi punto de vista y tu punto de vista, solo basta tener apertura para la escucha activa, encontrar en los argumentos del otro validez, decir que estás equivocado sin que eso implique un fracaso mayor para ti y en última instancia si no se puede llegar a un acuerdo, agree to disagree que se traduce como acordar que no están de acuerdo y cada uno seguir con sus vidas sin que se haga de una pequeña diferencia un conflicto que escale en intensidad.

Piensa siempre en tus relaciones y cómo éstas pueden verse afectadas, cuando estés tentado nuevamente a tener la razón. De verdad ¿vale la pena un conflicto por esto? Muchas veces habrá que escoger entre tener la razón o ser feliz, ¿cuál opción crees que te conviene más a largo plazo? Siempre puedes elegir. Elige bien.

Powered by themekiller.com