Jun 16, 2016

7 claves para aprender a decir que no

Es increíble la cantidad de personas a quienes les cuesta mucho decir que no, y cuando por fin lo hacen se sienten mal casi que para el resto de la vida. Los que me conocen saben que soy pro ayuda, pero hay casos donde lo más recomendable para ti y para la otra persona es decir que no.

Decir que no es parte importante de la comunicación y se enmarca directamente en la asertividad. Cuando dices que sí queriendo decir que no te traicionas a ti mismo y a lo que todo tu ser te grita que hagas. Es por eso que hoy te voy a dar 7 claves para aprender a decir que no, sin morir en el intento.

  1. Lo primero que tienes que hacer es potenciar tu poder personal, saber las cosas que quieres hacer y las que no, conocerte mejor, en niveles más profundos. Si no la has recibido, te invito a que bajes mi guía de Poder Personal colocando tu mail al ingresar en mi página web laudysarli.com; una vez que te encuentres más alineado contigo mismo y respetes más tus propias decisiones, tendrás menos dificultad para decir que no.
  1. Si estás tentado a decir que sí de inmediato, espera. Dile a la persona que debes revisar (tu agenda, tus finanzas, tu interés en la propuesta) antes de poder comprometerte. Revisa lo que sea pertinente, pero más que todo revisa ¿cómo te sentirías si dices que sí? Si la respuesta no es positiva ya sabes lo que tienes que hacer, lee en voz alta por favor -para que veas que no es difícil- “No” o “No gracias” o “En este momento no puedo” sin ofrecer mayores explicaciones, recuerda que tienes derecho a elegir.
  1. Elimina la culpa de tu vocabulario, el hecho de que esa persona te haya escogido para pedirte algo no significa que tú se lo tienes que dar, con la única persona que tienes una obligación por el resto de la vida es contigo, con las otras personas puedes elegir cómo responder sin obligación alguna.
  1. Piensa si esta persona te está trasladando su carga y responsabilidades a ti. Recuerda que cada quien es responsable de su vida y ojo no estoy diciendo que no ayudes más nunca a nadie, sino que discrimines bien a las cosas a las que dices que sí; hay personas que no asumen su responsabilidad pues alguien más lo hace por ellos la mayoría de las veces, en ese caso más que una ayuda estás siendo un estorbo para el crecimiento de ese otro ser humano.
  1. Haz que tu mensaje vaya acompañado de tu lenguaje corporal. Mantente firme con ambos pies en el piso; así como se paran los policías o los oficiales de seguridad de las discotecas es una buena pose. Piernas ligeramente separadas con ambos pies firmes en el piso mirando directamente a la persona con la que hablas, mostrando seguridad en lo que estás diciendo.
  1. No te dejes presionar por las demandas ajenas y deja que la otra persona piense lo que quiera. Lo que los demás piensen de ti es su problema, no tuyo.
  1. Y cuando ya sea inevitable y sabes que estás a punto de decir que sí, no lo hagas si de verdad no quieres; más bien ofrece alternativas diferentes con las que tú estés de acuerdo en participar y que ayuden a la persona a solventar la situación.

Siempre que des algo o que digas que sí, que sea porque te está dejando una sensación de satisfacción hacerlo, porque tú quieres. Deja de decirle que sí a los demás mientras te dices que no a ti mismo. ¡Tú también tienes que estar entre tus prioridades!

Un abrazo y recuerda que estoy aquí para apoyarte.

Laudy

Powered by themekiller.com